como aplastar tus propias bolas